viernes, 18 de mayo de 2007

Programa 58: "Máquinas"


¿Han pensado cuánta máquinas intervienen para que ustedes me vean? Muchas, demasiadas, tal vez. Un micrófono, un pinganillo, una antena, mesas de sonido, cámaras, y muchas otras que me olvido. Vivimos en un mundo de máquinas. Necesitamos las máquinas.
La máquina de agua, la máquina de tabaco, la máquina de coca cola, la máquina del tiempo. Sin olvidar el teléfono, otra máquina comunicativa. Por eso, nos falta cada vez más vernos, tocarnos, escucharnos y hasta olernos. Habrá que hacer más caso a los que tenemos cerca, mirarlos más, tocarlos más. Miren alrededor, busquen gente de carne y hueso. Aprovechen su contacto. Tenemos un peligro grave, más cerca de lo que pensamos, dejar que las máquinas piensen por nosotros.

2 comentarios:

unjubilado dijo...

Ya están pensando por nosotros muchos super-ordenadores, más rápidos que la mente humana. De momento no sueden decidir y además los programas los siguen creando los humanos.
Esperemos que no sean capaces de reconfigurarse a si mismos y nos manden a paseo.
Feliz fin de semana.

Anónimo dijo...

¿En tu programa créeis en Dios u os créeis Dios? Me asombra el infinito placer que os proporciona aconsejar e incluso adoctrinar sobre cuáles son las conductas y los comportamientos correctos. Por no hablar de esos momentos en los que os ponéis estupendos, y habláis de familias e hijos, y juzgais, directamente, quiénes son buenos padres y quienes no... La conclusión a la que llego es que no me gustaría que fueseís mis progenitores.
En fin, como católico, apostólico y romano me chirría esa suplantación de los Divino por parte de los divinos (vosotros). Aunque claro, en la medida que os reconforte y os haga sentir un poco menos insignificantes...