viernes, 11 de mayo de 2007

Programa 54: "Confesiones"

Hoy voy a confesar una cosa ya que ha pasado mucho tiempo. Cuando iba al colegio, se hacía una votación para elegir al delegado de la clase. Entonces -ahora no entiendo muy bien porqué- yo sentía la necesidad imperiosa de ser proclamado delegado. Así que iba a mis compañeros y, en secreto, les decía: "si me votas, te voto". Muchos de ellos se lo creían y picaban. Además, yo me votaba a mí mismo.
Solía salir elegido, claro.
¿A dónde quiero llegar? Muy fácil. Ayer empezó la campaña electoral. Los líderes políticos nos dicen algo parecido al "si me votas te voto", una especie de "si me votas, haré lo que me pidas". Pero al final, hay que desconfiar porque creo que los políticos tienen esa necesidad imperiosa de ser "delegados" que a mí, gracias a Dios, ya se me pasó.

2 comentarios:

charlieguay dijo...

yo entré en la universidad en el año 75. Y también fuí delegado de curso. La campaña electoral fué reñida porque entonces estaba en plena efervescencia la "revolución" democrática. Yo iba como independiente y precisamente por eso me eligieron delegado. Mi único interés era por el desarrollo del curso,nada de política. Tal vez esa sería la clave de unas elecciones, el voto para cosas prácticas, y dejarnos de politiqueos. ¿no te parece?.

marmota dijo...

Anda, igual que en el concurso del 20 minutos!! XD