jueves, 20 de septiembre de 2007

Programa 125: "Atracar o ser atracado"

Ayer estuve en un banco cobrando un cheque. No es algo que haga con mucha frecuencia. Mi objetivo era no ser timado y no perder por el camino nada de lo que por derecho me correspondía.
-Es un cheque cruzado. Lo tienes que ingresar- me dijero.
-Lo ingreso y me lo llevo después- respondí.
El empleado del banco miró mi nombre descaradamente en el cheque y me dijo: -¿Qué estudias, Juan Luis? -No estudio mucho- le dije- trabajo. ¿Dónde? ¿Por qué no me traes la nómina, Juan Luis? Me hice el loco y, después de un rato, salí con toda la pasta, pero qué mal rato. (Por cierto. Es odioso que repitan tu nombre ochenta veces).
No me extraña que el famoso atracador llamado “El solitario” atracara ocho veces sucursales de la entidad en la que tenía una cuenta conjunta con su madre. Ayer, yo me sentí como un atracador cuando salí con el dinero en el bolsillo

3 comentarios:

Carlos Mendiela dijo...

Es curioso, ayer sufrí una situación similiar. Dos tipos, una tipa y un maromo, se me echaron encima con el fin de bombardearme con cuestionarios acerca de mi vida con el banco. Evidentemente, se trataba de la competencia. Es realmente demoledor cuando te atacan así. Los bancos, los padres de la Economía, deben mejorar, como Solves.

Anónimo dijo...

A Solves le van a dejar el "culete" como la bandera de China, eso sí, después de la subida del pollo, leche, pañales,panes y cereales, y todo eso que nos metemos en la cesta del Carrefour.

Pablo dijo...

La verdad es que eso de que te de apuro llevarte lo tuyo es la leche.No tiene ningún sentido,pero a los que trabajan en los bancos son las instrucciones que les dan.