miércoles, 17 de octubre de 2007

Programa 143: "Carod Rovira y su nombre"


No sé si lo vieron ayer en televisión española, esa que pagamos todos a escote, como en las cenas, y el que no bebe les paga el vino a los demás, al Señor Carod Rovira en el montaje de “Tengo una pregunta para usted”. Un señor le dijo, “hola Don José Luis” y el contestó con la siguiente frase: “Yo me llamo Jusep Lluis y usted no tiene ningún derecho a cambiar mi nombre”.
Me preocupa eso de “usted no tiene ningún derecho a cambiar mi nombre” porque es muy grave. La libertad de expresión, permitida en la quema de fotos del rey, deja de ser inviolable cuando se dice “José Luis”. Pero el señor Rovira se contradijo además cuando hablo del País Valenciano al que dijo que denomina así porque, más o menos, le da gana.
En fin, me apetece recordar aquí una frase de Baroja, un vasco de pura cepa, que decía: los nacionalismos son una enfermedad que se cura viajando.

17 comentarios:

Carlos Mata dijo...

Considerar a los nacionalistas como enfermos encierra peligros, sobre
todo cuando se quiere curarlos por parte de quienes no están enfermos. Es
entonces la hora de los salvadores, que trabajan por el bien común.

Lo que ocurre es lo contrario, muchos movimientos nacionalistas surgen
precisamente de los viajes
, de contactos con otros nacionalistas. Es
paradigmático el caso del nacionalismo indio, que se desarrolló a partir del
viaje de Gandhi a Sudáfrica en 1893, donde entró en contacto con el Congreso
Nacional Africano. A su regreso fundó el Congreso Nacional Indio.

En la Península Ibérica, la emigración es un factor importantísimo en la
extensión del nacionalismo, y, evidentemente, los emigrantes han viajado. Muchas
veces, estos emigrantes son precisamente los nacionalistas más radicales.

Jorge dijo...

Yo he viajado mucho. Probablemente más que usted. He vivido mucho fuera. Y soy nacionalista. Pero independientemente de eso, si Carod Rovira se llama Josep Lluis, se llama así, y no José Luis. Igual que no decimos Jorge Bush. Lawrence War (o Lorenzo Guerra), el zagal de Valladolid que hizo la pregunta lo hizo además, para tocar las narices. Lo cual dice muy poco de él, por supuesto. Pero el único nacionalismo que no se debe curar es el español, que es buenísimo. Tan bueno, tan bueno, que se permite el lujo de ir cambiando nombres, menospreciando otras culturas, cuando no intentando exterminarlas, y sobre todo, abonando fascistas. Yo nunca he permitido que me llamen Jordi, o Gorka, o George, porque no es ese mi nombre. Pero siempre he cuidado de respetar a los demás. Efectivamente, curiosa manera de entender los derechos la de este blog, y por extensión, del programa al que pertenece.

Jorge dijo...

Por cierto, en el estatuto de la COmunidad Valenciana, de 1982 y en la reforma se emplea indistintamente el término Comunidad Valenciana, País Valenciano y Antiguo REino de Valencia. En catalán/valenciano, Comunitat de València, País Valencià, y Antic Regne de Valencia.

Área de Aragón dijo...

Atención, pregunta: Ustedes que viajan tanto, cuando van a Londres ¿Van a London o van a Londres?

El hijo del capitán dijo...

Estoy de acuerdo con el viajero(¿o viajante?) respetuoso.
Para curarse del nacionalismo no basta sólo con viajar.
También hay que levantar la vista.

Jorge dijo...

¿a Maastricht o a Mastrique? ¿A Saragosse (en francés) o a Zaragoza? ¿son igual los nombres de las ciudades que los de las personas? ¿Dice usted Jorge Arbusto, o George Bush?¿Pepe Ratzinger? ¿QUé pone en los documentos de Carod Rovira? ¿Qué se llama Josep Lluis, o José Luis? ¿Y cuál es el nombre oficial de la primera capital catalana yendo de Zaragoza al mar?¿Lleida o Lérida? ¿por qué el nacionalismo español no respeta a las demás culturas de España? es una curiosísima forma de respetar y de querer integrar. Ayer el señor Lorenzo Guerra (o Lawrence War, que supongo que no le importará), hizo más independentistas en Cataluña que ERC o las CUP juntas. Por cierto, hace bien poco quemaron fotos de Carod en Valencia y Barcelona. ¿HA actuado algún juez de oficio?. EL propio Carod renunció a poner denuncia porque habló del mismo derecho al que alude para quemar fotos del Rey, sin embargo, ¿Por qué el juez actúa de oficio en u caso y en otro no?¿POr qué los voceros maximizan un gesto y otro no? Misterios insondables que no se curan viajando. Los hay que viajan con la tortilla de patata y el chorizo dentro de la maleta.

Lucas dijo...

¿Cómo es?
¿taladradora o black&decker?

carlos dijo...

Jopé, ¡qué genio!. En fin que lo de que hablando se entiende la gente está pasando a la historia.

pitufffo dijo...

Lo verdaderamente escandaloso, y de lo que nadie habla, es que este señor se queja porque le llaman José Luís en un programa de TVE, y replica: "yo me llamo Josep Lluis aquí y en China", y en cambio, en la Generalidad, y bajo sus órdenes, ya llevamos varios años en los que se pasan unas circulares a los centros obligando a catalanizar los nombres españoles de los niños, en contra de la voluntad de sus padres.

O sea, que si un niño se llama "Pablo", en la escuela lo llaman "Pau", nombre que también se suele cambiar tanto en el historial del niño como en las cartas que se envían -en catalán- a sus padres.

Cosas de este fascismo absoluto en el que vivimos.

Por lo que a mí respecta, al tal José Luis habría que hacerle lo mismo que a Mussolini o a Ceaucescu. Soy un puto radical, lo siento, viviendo en Cataluña me he vuelto así.

Jorge dijo...

pituffo. 4 años he vivido yo en CAtaluña, y nunca me han intentado cambiar el nombre, ni a mi, ni a nadie cercano. Oficialmente siempre me he llamado como me llamo. Lo siento, pero mientes. Aixi que ets funcionari de la Generalitat, oi? i com vas aprovar l'examen d'accés dient "Generalidad"?

sergio dijo...

Y digo yo... ¿ahora es necesario que los funcionarios hablen toditos el catalán? Anda, ¿y hace veinte años, los funcionarios venidos de fuera de Cataluña que levantaron, por ejemplo, la agencia tributaria, no era necesario que hablaran catalán? Y ahora que ellos, muchos aragoneses,y en su mayoría no catalanes, han hecho la función pública catalana fuerte, ya sobran si no "se integran"?

Jolín con el agradecimiento y el el "seni catalá..."

Jorge dijo...

sergio, pues básicamente porque los ciudadanos tienen derecho a hablar en catalán, y, al menos, los tendrás que entender. ¿o qué? ¿O sólo tiene derecho el español a existir y a poder ser hablado en Cataluña?. Yo he estado cuatro años y he aprendido catalán, porque me ha dado la gana. ¿En 30 años no se puede aprender?¿o por lo menos entender?. Vamos, hombre.

Anónimo dijo...

A mi me gustaria que Jose Luis-Josep Lluis o como se llame en chino, defendiera con igual vehemencia con la que defiende su nombre, el que una persona pueda usar el castellano en cataluña. Ambas son lenguas cooficiales y nadie deberia sentirse ofendido ni minusvalorado por ello.
Lo que no entiendo es la expresión "nacionalismo español". España ES una nación, las comunidades autónomas no son naciones aunque haya minorias politicas que defiendan el nacionalismo.
FXTX

sergio dijo...

Es posible jorge que no me hayas entendido, o no me quieras entender. Efectivamente, un castellanoparlante SI LE DA LA GANA, como dices, puede aprender catalán (que por cierto, no es difícil, yo lo hablo y no me pasa nada). Pero si no quiere (no le hables de capacidad a un funcionario que se ha sacado una oposión grupo A, vale?), no se le puede discriminar por ello, cuando el castellano es igual de oficial que el catalán en Cataluña y cuando hace veinte años se le recibió con los brazos abiertos para levantar la inexistente función pública catalana. Me entiendes ahora?

Jorge dijo...

Pues si que te he entendido si, señor Sergio. Pues precisamente porque son IGUAL de oficiales, el ciudadano puede dirigirse en catalán o en castellano, y bien estará que le entiendan en las dos lenguas, ¿no?. El problema como dices no es de capacidad, sino de voluntad, y eso, amigo, no les pasaría si estuvieran en Francia. ¿A qué no?. En cambio, en 30 años no han tenido la VOLUNTAD de aprender el idioma de una gran parte de ciudadanos a los que han de prestar servicio. (Un 50% en Barcelona, pero un 80% en Gerona, o un 70% en Tarragona). UNa voluntad respetable, pero anómala, desde luego, si su intención es prestar servicio como funcionarios y no simplemente medrar a costa de la Administración. Así de claro. Y si no, a Cuenca o Zaragoza que hablan perfecto castellano todos, y no tienen que aprender idiomas raros (y sobre todo menores, claro, en ese extraño pensamiento español nacionalista, sí, nacionalista, que quiere incluir todo, pero que a la vez reniega de todo).

Rick dijo...

Supongo que este señor se enfadará de la misma forma cuando sus compatriotas, con cierta frecuencia, le cambian el nombre a las personas... Si supiera este señor cuántas veces me han llamado Ricard y no Ricardo cuando vivía en Barcelona... Pero nadie, aparte de mi mismo, se indignaba o me daba la razón. "Estamos en Cataluña, decían, y aquí se habla catalán". Se entiende todo.

Área de Aragón dijo...

¿Por qué todos nos sentimos ofendidos cuando se discute sobre este asunto?